Bricolage contemporáneo - La recolección



Una cuestión de intensidad

Cartones y papeles, piolines, ramas, piedras, cintas de embalaje, bolsas, alimentos, pompas de jabón y hasta líneas en el espacio, son convocados por Matilde Marín en estas series de fotoperformances.

Las manos de la artista, común denominador de todas las imágenes, tutelan la inclusión de los objetos y los activan fáctica y semánticamente. Los sostienen, juegan con ellos, los ofrecen, los acarician, enfatizándolos y transformándolos.

De ellas no sale un producto plástico concreto –una escultura, un grabado, un libro, una construcción en papel, acordes a su formación y trayectoria–, sino que sus gestos y la expresividad de su comparencia física, crean imágenes de fuerte carga simbólica que reemplazan la factura artesanal y apuntalan el poder estético de una idea. Se trata ante todo de una cuestión de intensidad. Su puesta en escena comenta, casi mejor que de cualquier otra manera, la relación entre el ser (artista) y el hacer (artístico), esa todavía sorprendente indiferenciación, que amalgama en el acto creador, objeto y sujeto.

Adriana Lauria
2005